Esta es una exhibición sobre Amador: una antigua área militar que hoy es un extraordinario espacio público que nos pertenece a todos. Recorre esta calzada y descubre el fascinante pasado y presente de Amador, y los testimonios de quienes lo conocieron antes de ser lo que es hoy.

Esta exhibición del Biomuseo es posible gracias al programa de subvenciones para diplomacia pública de la Embajada de Estados Unidos en Panamá.

 

Échanos tu cuento en Amador

La Calzada de Amador es un enorme rompeolas que fue construido entre 1908 y 1914 con la tierra y las rocas extraídas de las excavaciones del Canal. Su propósito principal es resguardar la entrada del Canal de las fuertes corrientes de la bahía de Panamá. En la imagen, puedes ver cuando la calzada estaba a punto de llegar a la isla Naos.

Lo que hoy es La Calzada de Amador fue por mucho tiempo la desembocadura del río Grande, que tenía un enorme delta lleno de manglares y pantanos. En él se ubicaba el muelle de La Boca, que era parte del sistema portuario de la ciudad de Panamá. A principios del siglo XX, este río fue represado, sus manglares y pantanos fueron rellenados, y el cauce fue transformado hasta convertirlo en la entrada del Canal de Panamá.

En Amador hubo bases militares estadounidenses entre 1911 y 1996. La mayoría de sus tropas vivía en barracas como las que puedes ver en la imagen. Por muchos años, los soldados usaron la calzada para llegar a unas baterías de artillería costera en las islas de Naos, Perico y Flamenco

Durante 75 años, muy pocos panameños podían caminar junto a la orilla del Canal en la Calzada de Amador. Esta franja de territorio de 16 kilómetros de ancho estuvo bajo el control de los Estados Unidos entre 1904 y 1979.

Antes de 1979, los únicos que podían entrar a Amador eran los militares estadounidenses, los trabajadores civiles de las bases, los empleados de la Compañía del Canal, y los miembros de los clubes sociales y deportivos que tenían instalaciones en Amador.

En los 60’s, yo podía entrar sin problemas porque mi esposo trabajaba para la Compañía del Canal, así que tenía mi carnet. Por las mañanas, me gustaba venir al causeway a trotar.

Grecia, Nacida en Panamá en 1947

En mis años de escuela, Amador era inaccesible para mí y para mi familia, porque nosotros no éramos militares ni trabajábamos para el Canal. Fue hasta que mis papás se hicieron miembros del club de yates que había aquí, que empezamos a poder entrar. Veníamos los fines de semana a pescar.

Patrick, Nacido en la Zona del Canal en 1952

En 1930, empezó a operar el ferry Thatcher, que ofrecía un servicio gratuito para facilitar el tránsito entre la ciudad de Panamá y el Interior del país, que habían quedado separados por la construcción del Canal. Este ferry funcionó hasta 1962 cuando se inauguró el Puente de las Américas.

Cuando era una niña, usábamos mucho el ferry para cruzar al lado oeste del país y visitar a mi familia en Coclé. ¡Qué sabroso era meterse con el carro descapotable de mi familia! Recuerdo ese viaje como toda una aventura.

Norita, nacida en Panamá en 1942

En una noche romántica, si querías hacer un paseo gratis en bote, podías subirte al ferry en tu carro y cruzar el Canal. Mientras estabas en el ferry, podías salir del carro y ver las luces de Taboga a lo lejos. Si mirabas hacia el norte, podías ver las luces del Lago Miraflores.

Frank, nacido en la Zona del Canal en 1940

Mira el ferry Tatcher en funcionamiento:

Cada día, alrededor de 40 barcos pasan por Amador para entrar y salir del Canal. La forma que tienen te puede ayudar a saber qué tipo de carga llevan: desde gas y petróleo hasta alimentos refrigerados. Identifica los barcos que están cerca de Amador

En Amador se encontraba el Club de Yates de Balboa. Además de su muelle para botes de recreo, tenía un bar-restaurante que fue el lugar de muchas fiestas, hasta que en 1999 un incendio destruyó todo el edificio.

Cuando estaba en secundaria, los viernes y sábados por la noche se hacían fiestas con DJ en la planta alta. Íbamos muchos jóvenes, zonians y panameños. La planta baja en cambio era donde se juntaban los zonians mayores.

Kassie, nacida en los Estados Unidos en 1968

El Club de Yates siempre estaba lleno de gente, entre viajeros que estaban arreglando sus veleros, gente de la Zona y panameños. El edificio estaba medio viejo, pero tenían unos hot dogs riquísimos. A veces íbamos ahí a sentarnos en la terraza, tomar cerveza y ver los barcos pasar.

Pedro, nacido en Panamá en 1950

La Calzada de Amador tiene una vista privilegiada. Al Este puedes apreciar un panorama que va desde el Cerro Ancón, pasando por el Chorrillo, Casco Antiguo hasta los rascacielos de la ciudad. Al Oeste, apreciamos la entrada del Canal, Veracruz, Punta Chame hasta la isla Taboguilla.

En 1954, los Boy Scouts organizaron una carrera por el Canal a bordo de cayucos, desde el Caribe hasta el Pacífico. Para los años sesenta, estas carreras se habían transformado en un gran evento anual. Originalmente, la ruta terminaba en Amador.

Cuando yo empecé a remar, la carrera ya no terminaba en Amador, pero aquí se hacía una de las carreras preliminares. Salíamos del Club de Yates de Balboa y remábamos hasta la isla Flamenco. Esta era mi carrera favorita, porque la gente que venía a apoyarme podía verme y animarme desde la calzada. Aquí siempre me sentía acompañada por mi familia y amigos.

Kristy, Nacida en Panamá en 1990

Mi padre fue uno de los organizadores de la primera carrera de cayucos. La idea era: ¿Qué vamos a hacer con estos adolescentes para mantenerlos ocupados y que no se metan en problemas? Así que pensaron en la carrera… y se convirtió en algo importante.

Frank, Nacido en la Zona del Canal en 1940

En Amador hubo una línea férrea. Por ella se trajeron la tierra y las rocas con las que se construyó esta calzada. Después, los rieles sirvieron para mover municiones hacia unos grandes cañones que fueron instalados en las islas, para defender el Canal. Cuando esos cañones fueron desmantelados en 1948, los rieles se retiraron o se cubrieron con asfalto y concreto. Descubre más sobre las antiguas defensas del Canal.

El mango fue plantado como árbol ornamental en toda la Zona del Canal, incluyendo Amador. A pesar de su dulce sabor, a veces era causa de discordia.

Cuando Amador quedó dividido en sectores estadounidenses y panameños, había una cerca que los separaba entre sí. Un día en la década del ochenta, mi papá vio a un hombre junto a la cerca. Era Noriega que estaba comiendo mangos y escupía las cáscaras del lado de los estadounidenses.

Dany, nacido en Panamá en 1970

A los estadounidenses no les gustaba que sacudieras los árboles o que te subieras a coger mangos sin pedir permiso. Si tú pedías permiso, subías y te llevabas los que pudieras llevarte, o los recogías del suelo.

Germán, nacido en Panamá en 1943

Los muelles y miradores de Amador siempre han sido usados para probar suerte con la caña. ¿Conoces a alguien que haya pescado o haz pescado alguna vez en Amador?

Por la noche, el muelle de los pilotos del Canal estaba todo iluminado, y la luz atraía a muchos peces. En el muelle de al lado siempre había gente pescando, y a veces veías que agarraban corvinas enormes.

Pedro, nacido en Panamá en 1950

Cuando estaba en la escuela secundaria, tomábamos una balsa inflable y la amarrábamos justo donde el Smithsonian tenía un edificio. Había un muelle y amarrábamos nuestra balsa allí. Tomábamos cervezas, y pescábamos corvina y otros peces.

Germán, nacido en Panamá en 1943

El cine de Amador era una de las muchas amenidades que podían usar los soldados, así como sus familiares e invitados, cuando Amador aún era un complejo militar estadounidense. El edificio permanece en pie y se encuentra detrás del nuevo Centro de Convenciones de Amador.

Durante la década del sesenta, el general usaba ese cine para dar instrucciones a su tropa, así que nos reunían ahí con frecuencia para que lo escucháramos.

John, nacido en los Estados Unidos en 1941

En ese cine fue que vimos El submarino amarillo, de los Beatles. Eso fue cuando estaban negociándose los tratados y Amador todavía era una base militar. No nos querían vender boletos porque éramos panameños, pero convencimos a alguien en la fila para que nos los comprara.

Delicia, nacida en Panamá en 1949

Durante 75 años, muy pocos panameños podían caminar junto a la orilla del Canal en la Calzada de Amador. Esta franja de territorio de 16 kilómetros de ancho estuvo bajo el control de los Estados Unidos entre 1904 y 1979. Conoce más de los prácticos del Canal.

El Smithsonian ha dedicado más de medio siglo a transformar las instalaciones militares que había aquí en la isla Naos, para que puedan servir un nuevo propósito. Conoce más sobre el Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales.

Cuando trabajaba en el Smithsonian en Panamá, las fuerzas armadas estadounidenses nos concedieron uno de los búnkeres de la isla Naos. Parece que había sido construido para operar los campos de minas que protegían el Canal contra amenazas enemigas durante la Primera Guerra Mundial. Nosotros sacamos todos los cables y generadores, y lo convertimos en un laboratorio marino.

Ira, Nacido en los Estados Unidos en 1938

En 1963, el Smithsonian instaló un laboratorio en la isla Naos para hacer estudios sobre la biodiversidad marina de Panamá. Poco a poco, abrió más laboratorios en esta isla para hacer otros tipos de investigaciones. Hoy, en estos laboratorios se estudia casi de todo: desde moléculas y genes, hasta el océano y el cambio climático.

Antes de 1979, la playa que puedes ver desde aquí era un balneario al que la mayoría de los panameños no podía entrar, porque todo este lugar era una base militar estadounidense. En los años ochenta, esa base ya no existía y esta playita se hizo muy popular.

A principios de los ochenta, nos encantaba venir a la playita de Amador. Era chiquita y no había mucha gente, especialmente los días de semana. Estaba tan cerca de nuestra oficina que a veces veníamos en la hora de almuerzo. Nos bañábamos y nos comíamos un pescado frito con patacones y después regresábamos al trabajo.

Delicia, Nacida en Panamá en 1949

Recuerdo que cerca de la playa había un pequeño edificio de madera, que para entonces ya estaba bastante dilapidado. Tenía un área para cambiarse y un lugar donde podías comprar sodas. La playa en sí no era particularmente bonita, pero la arena era suavecita. ¡Ideal para acostarse y descansar bajo el sol!

Roberto, Nacido en Panamá en 1960

En la playa de la isla Naos, una vez hubo una enorme malla metálica en el mar que impedía el paso de los tiburones. Su propósito era proteger a los bañistas.

Creo que la red de tiburones estaba hecha con rieles de ferrocarril soldados entre sí, que luego cubrieron con alambre… Cuando trabajé en esa playa, no tuvimos ningún problema con tiburones, pero las rayas eran cosa seria. Caminabas por la arena y zas, te picaban. Y déjame decirte que he visto a adultos sentarse y llorar por eso, porque es muy doloroso.

William, nacido en la Zona del Canal en 1952

Solía ​​ir a Amador a observar aves. Un buen lugar era la barrera para tiburones en Naos. Esa barrera ya estaba en muy mal estado pero era un buen lugar para ver gaviotines elegantes y gaviotines reales, y varias gaviotas a las que les gustaba posarse ahí.

Karl, nacido en los Estados Unidos en 1944

En la época colonial, muchos piratas y corsarios merodeaban por el Pacífico panameño. En 1680, aquí en la isla Perico, el pirata inglés Richard Sawkins y unos 50 bucaneros capturaron el «Santísima Trinidad», un galeón español. Luego asaltaron Taboga y otros sitios en Panamá, antes de atacar puertos en Perú y Chile.

A principios del siglo XX, todas las islas de Amador tenían grandes piezas de artillería costera para defender el Canal. En la isla Perico estaba la pieza de artillería más grande de todas: un cañón modelo 1895 con un calibre de 16 pulgadas. Todo en él era exagerado: medía 17 metros, el largo de un bus; disparaba proyectiles de una tonelada, el peso de un rinoceronte; y podía disparar a 20 kilómetros de distancia, más lejos que la isla de Taboga.

Para 1948, todos los grandes cañones y morteros que tenía Amador habían sido desmantelados. Solo quedaban los búnkeres y las inmensas estructuras de concreto que les habían servido de base. En la foto, puedes ver el que está en la cima de la isla en la que te encuentras. Descubre más sobre las antiguas defensas del Canal.

Cuando éramos niños, nos gustaba jugar juntos en los túneles y donde habían estado los viejos cañones. Todos esos sitios estaban abandonados. Uno de los más cercanos a la playa de Amador todavía tenía allí algún tipo de maquinaria. Y además en la isla Flamenco había un elevador abandonado.

John, Nacido en los Estados Unidos en 1941

La madrugada del miércoles 20 de diciembre de 1989, las fuerzas armadas estadounidenses invadieron Panamá con el propósito principal de capturar al dictador Manuel Antonio Noriega. Para entonces, en Amador había importantes cuarteles de las Fuerzas de Defensa de Panamá, que estaban al lado de áreas que seguían bajo el control de los Estados Unidos.

Las cosas estaban tensas incluso semanas antes de la invasión. En el campo de golf de Amador había puestos de ametralladoras apuntando a las barracas panameñas. Los soldados estaban en hoyos, con sacos de arena rodeándolos, bastante bien camuflados. ¡Una vez casi pisé uno de esos agujeros con un tipo adentro!

John, Nacido en los Estados Unidos en 1941

Ya se oían los rumores y nos decían a los que trabajábamos en Amador que no se sabía qué estaba pasando. De repente, el jefe nos dijo: El miércoles todo va a estar cerrado, vayan para la casa y les recomiendo que no estén en la calle; compren lo que puedan porque no sabemos cuánto tiempo vamos a estar encerrados.

Germán, Nacido en Panamá en 1943

Los grandes cañones y morteros que tenía Amador a principios del siglo XX fueron diseñados para disparar a barcos y a objetivos en tierra, pero eran vulnerables a ataques aéreos. Con el desarrollo de aviones cada vez más poderosos, los grandes cañones, morteros y piezas de artillería costera de Amador quedaron obsoletas. Para 1948, todas habían sido desmanteladas sin haber sido usadas en combate ni una sola vez. Lo único que quedó fueron los búnkeres y las formidables estructuras de concreto que les habían servido de base.

Los grandes cañones y morteros que tenía Amador a principios del siglo XX fueron diseñados para disparar a barcos y a objetivos en tierra, pero eran vulnerables a ataques aéreos. Con el desarrollo de aviones cada vez más poderosos, los grandes cañones, morteros y piezas de artillería costera de Amador quedaron obsoletas. Para 1948, todas habían sido desmanteladas sin haber sido usadas en combate ni una sola vez. Lo único que quedó fueron los búnkeres y las formidables estructuras de concreto que les habían servido de base.

Ya casi no se nota que alguna vez Amador fue un gran complejo militar. Ahora, en vez de soldados, puedes ver mucha gente divirtiéndose: paseando, jugando, romanceando, comiendo, corriendo y montando bicicleta. Y a ti ¿Qué te gusta hacer en amador?

Este grabado muestra cómo era la bahía de Panamá en 1790. El transporte entre la ciudad y Naos se hacía en barcos a vela más pequeños, botes y cayucos. Para entonces, muchos grandes veleros anclaban en la isla Naos para dejar y recoger carga y pasajeros. ¿Qué tipos de embarcaciones puedes ver hoy?

A principios del siglo XX, todas las islas de Amador tenían grandes piezas de artillería costera para defender el Canal. A principios del siglo XX, todas las islas de Amador tenían grandes piezas de artillería costera para defender el Canal. Descubre más sobre las antiguas defensas del Canal.

Para los años ochenta, Amador ya era parte de la cultura popular panameña. Una de las mejores evidencias de esto es el video de la canción Mi cocha pechocha, de Mauro «Alan» Endara, que nos ofrece una visión icónica del causeway en 1986.

Fue un video musical sin presupuesto y planeado de un día para otro. Mis amigos decían que la canción no iba a pegar, pero igual quise continuar con el video. Se filmó en el causeway porque Amador era para entonces el sitio de reuniones por excelencia de todos los fines de semana.

Mauro, nacido en Panamá en 1961

Mira el video completo:

Durante la época colonial, los grandes galeones españoles que venían del Perú tenían que anclar junto a las islas de Amador. No podían acercarse más a la ciudad porque las aguas costeras no eran suficientemente profundas. De estos tiempos nos queda el nombre de la isla en la que te encuentras: Naos, una palabra en castellano antiguo que significa «barcos» o «naves».

 

El tráfico de barcos en Amador se incrementó con la Fiebre del Oro y la construcción del Ferrocarril de Panamá, cuando miles de aventureros pasaron por estas islas para zarpar hacia California. Este grabado muestra cómo se veían en el siglo XIX las islas que estan cerca de la calzada, cuando aún eran un importante puerto internacional. La mayoría de los pasajeros y la carga que cruzaba el Istmo por tierra se embarcaba aquí para continuar su viaje en barcos a vapor.

La Calzada de Amador se construyó entre 1908 y 1914, arrojando rocas y tierra directamente al mar. En esta zona, el lecho marino estaba compuesto por un fango muy blando en el que se hundía constantemente el material depositado, causando a veces derrumbes catastróficos. Al final, la calzada terminó necesitando hasta 10 veces la cantidad de material que se había estimado en un principio.

En Amador puedes observar hasta 200 especies de aves, especialmente aves marinas como pelícanos, fragatas, cormoranes, gaviotas y piqueros. Esta avifauna ha cautivado a aficionados y expertos desde hace muchos años. Explora la lista de aves de Amador en ebird.org

Cuando Amador era una base militar, en las baterías de la isla Flamenco trabajaba un teniente llamado Robert Ridgely. En ese tiempo, había poco riesgo de que el Canal fuera atacado, así que él ocupaba su tiempo observando las aves de Amador. Cuando regresó a los Estados Unidos, estudió biología y luego escribió el libro “Una guía de las aves de Panamá», que es una importante referencia para el país.

Ira, nacido en los Estados Unidos en 1938

Cuando yo empecé a ver aves en los noventa, veníamos a Amador a buscar playeros y gaviotas a todo lo largo de la calzada. Detrás del edificio donde hoy está el Ministerio de Seguridad, había una playita donde siempre aparecían gaviotas raras. Me acuerdo de ver rayadores negros y gaviotines elegantes.

Rosabel, nacida en Panamá en 1967

El famoso músico y compositor panameño Lucho Azcárraga se presentaba con frecuencia en Amador. Él y su conjunto interpretaban canciones populares panameñas en el edificio del antiguo Club de Oficiales, que aún sigue en pie a un kilómetro y medio a tu izquierda.

Mi fiesta de jubilación se hizo en el Club de Oficiales de Amador en 1993. Había 300 personas y tocó Lucho Azcárraga y su banda. Esto fue en la estación seca, e hicimos la fiesta afuera en el patio. Fue hermoso, con las luces y la música. Podías ver el océano y la luz de la luna. Lo pasamos de maravilla bailando al son de hermosas canciones panameñas.

Joe, nacido en Panamá en 1937

Mira a Lucho Azcarraga y su banda:

Hoy la Calzada de Amador es de 35 metros de ancho, pero originalmente era mucho más angosta. Conducir por esta estrecha franja de tierra era una experiencia increíble y, a veces, un poquito escalofriante.

En buena parte de mi vida profesional, salía desde mi oficina en Ancón y manejaba hasta la calzada para relajarme, donde podía ver delfines a ambos lados. Las palmeras y la brisa me calmaban y me olvidaba de los problemas. Podías olvidarte de todo en ese viaje de diez minutos.

Ira, Nacido en los Estados Unidos en 1938

Cuando yo era niño en los ochenta, no se podía entrar a la última isla porque era una base de las Fuerzas de Defensa. Ahí el camino estaba bloqueado y los conductores tenían que maniobrar en la estrecha calzada, para girar el carro. Recuerdo que mi mamá hacía eso, y yo me moría de miedo porque pensaba que nos íbamos a caer al mar.

Ulises, nacido en Panamá en 1979

Durante buena parte del siglo XX, la calzada por la que caminas solo tenía una estrecha carretera de asfalto, bordeada con palmeras. En los noventa se le agregó una vereda y una ciclovía, y en 2017 la calzada fue ensanchada hasta quedar como la ves hoy. Tal como sucedió con la construcción original, la nueva ampliación de la Calzada se hizo con material extraído de las excavaciones del Canal, que en esa época también estaba siendo ampliado.

En Amador, una vez hubo un campo de golf. Funcionó hasta 1996, primero operado por el ejército estadounidense y luego por la Comisión del Canal de Panamá. Militares y civiles se reunían ahí para jugar y disfrutar de unas maravillosas vistas al mar, a la ciudad y al Cerro Ancón. Conoce a John Haines y la pintura que hizo de este campo de golf.

Cada sábado íbamos al club de golf a las 7 AM y, como el campo era tan pequeño, a las 10:30 ya habíamos acabado. Luego nos sentábamos en la casa club a tomar unas cuantas cervezas, comer empanadas y contarnos un par de bochinches.

Joe, nacido en Panamá en 1937

El campo de golf de Amador tenía unas hermosas vistas. Jugábamos mucho en torneos con los norteamericanos, que aman el golf.

Norita, nacida en Panamá en 1942

Para los años sesenta, la Calzada de Amador ya era muy frecuentada por los estadounidenses que vivían en la Zona del Canal. Pero fue apenas en 1979, que todos los panameños empezaron a tener acceso a este lugar.

En los años sesenta, muchas veces los domingos manejábamos a Amador. Estacionábamos los carros, caminábamos en la calzada, y nos sentábamos a ver los barcos entrar y salir del Canal. Lo recuerdo como un lugar hermoso, pacífico y agradable.

Richard, nacido en los Estados Unidos en 1936

Cuando era adolescente en los años ochenta, todos los 1 de enero los jóvenes amanecíamos en la calzada. Había cerveza, carros, música y gente por todos lados. Llegabas como a las 5:00 o 6:00, para ver el amanecer y te quedabas hasta el mediodía.

Roberto, Nacido en Panamá en 1960

Al Sprague es un artista nacido en Colón, famoso por sus pinturas del Canal y de la cultura panameña. Fue en Amador donde hizo su primera pintura, cuando tenía 18 años de edad. El paisaje muestra cómo se veía la ciudad de Panamá en 1956. ¿Puedes reconocer la vista? 

Pintura por: Al Sprague, 1956, óleo
Panama Canal Museum Collection
University of Florida, Gainesville, FL

Conoce más del artista y de su obra

    [fusion_slide type=»image» image_id=»8681|full» link=»» lightbox=»no» linktarget=»_self»